El lado más romántico de Jaén en el RoJa

He de admitir que sabía que el día sería estresante, porque en un par de horas tenía que ir a la redacción y trabajar como una loca, así que yo ya iba con el “chip” alterado. Sin embargo, ese ratito, aunque fuera breve, lo disfruté como una chiquilla. Hablo del I Encuentro de Romántica que se organizó en Jaén el sábado 27 de mayo. Después de meses de trabajo, las organizadoras lograron sacar adelante un encuentro que es muy necesario en nuestra provincia, que a veces parece olvidada en cuanto a temas culturales se refiere.

El ajetreo empezó temprano. Tras recoger a las escritoras Verónica Cervilla y Estefanía Jiménez, junto con la bloguera Enara González y su hermana pequeña, fuimos directas al Antiguo Hospital de San Juan de Dios, en plena zona centro de la capital. El edificio, a pesar de estar un poco escondido para los turistas, es precioso, sobre todo por dentro. Nada más entrar hay un patio interior con una fuente en el centro, al más puro estilo andaluz, que se dice por arriba. Ahí estábamos todas. Escritoras, lectoras, blogueras, organizadoras… amantes de la literatura romántica, en general.

Tras coger las acreditaciones y dejar mis preciosas Amapolas en el puesto de la librería Don Libro, fuimos a la sala donde sería la presentación y las mesas de debate. Lola P. Nieva fue la madrina del evento y dio la bienvenida junto con María López y Alma Gulop, parte de las ideadoras del RoJa. En las butacas estábamos Laura Castro, Manuel Jesús Segado-Uceda, además de Verónica, Estefanía, Enara y su hermana. Un gran equipo de escritores de la provincia con quienes he podido compartir otros ratitos de debate literario.

A continuación vino el gran momento, cuando autores locales subíamos a mesa para hablar de nuestros queridos libros. Laura, Manuel, Vero y yo fuimos los primeros, casualmente el mismo grupo que nos conocimos hace exactamente un mes en otro debate en Linares (Jaén). Cosas de la vida. Durante unos minutos pude volver a compartir mi experiencia de haber escrito Amapola de sangre, de mi Ariadna y Daryo, también mencioné a Aidan, que confesé que es mi personaje favorito porque está un pelín olvidado y tiene un fondo muy dramático. Aproveché la ocasión para dar un adelanto de mi nuevo proyecto, una novela romántica histórica ambientada en San Petersburgo de final del siglo XIX. ¡Maldigo el día en que acepté embarcarme en tal aventura! Pero qué bien está quedando…

Como he dicho al principio, tenía que volver a la redacción a escribir un periódico, así que en cuanto terminamos de hablar (lo siento por la cantidad de veces que miré el reloj y presioné no tan sutilmente a mis compañeros para que se dieran prisa) me fui pitando, repartiendo algunos besos y abrazos por el camino, dando la enhorabuena desde la entrada y pillando un par de marcapáginas chulísimo que quedaban junto a la puerta.

En definitiva, fue una mañana breve pero intensa, que ojalá hubiera podido disfrutarla más, pero en la que se respiró mucho cariño y amor, no solo por las participantes, sino también por parte de las organizadoras, que, siendo como es Jaén, se han dado un curro impresionante para sacar su sueño adelante. Y lo han conseguido. Estamos al cien por cien con estas iniciativas. Y como os dije, nos vemos en el RoJa 2018, en el 2019 y también cuando se cumpla el 25 aniversario. Porque en Jaén tenemos romántica para rato.

Enara de la Peña